Cómo comenzar tu negocio online

Tanto si partes de la existencia previa de un comercio o negocio como si quieres comenzar directamente y dedicarte en exclusiva al comercio electrónico, este artículo debería servirte de ayuda o, por lo menos, funcionar como punto de partida sobre el que asentar una serie de ideas y conceptos que necesitarás manejar para la creación, desarrollo y gestión de tu tienda online

Planificar 

Como para todo negocio, lo primero que vas a necesitar es un estudio de mercado. Pero nosotros vamos a partir de la base de que ya sabes qué vas a vender y tienes solucionadas cuestiones como proveedores, público objetivo, etc… 

Lo que sí va a ser necesario que controles antes de comenzar la creación de tu tienda online es a tu competencia. Deberás conocer qué hace y qué no hace en profundidad para sacar ventaja. Entre tu competencia también se encontrarán las grandes cadenas y marcas con presencia consolidada en el mundo virtual. No debes obviarlas por el hecho de que sean grandes, sus acciones de marketing, estrategias o la manera en que se dirijan al público podrán enseñarte mucho, tanto positiva como negativamente, por supuesto. 

Creación tienda online 

Este será el momento clave y definitivo, deberás asegurarte que trabajas con profesionales que te garanticen un servicio óptimo, no solo en cuanto a diseño, sino también en lo que a servidor se refiere y otras cuestiones técnicas

Llegados a este punto es importante que entiendas la máxima “menos es más”, olvídate de las complicadas páginas con infinidad de detalles, exceso de ornamentación y cuestionarios interminables. Trata de conseguir una tienda intuitiva y fácil de manejar, al final no solo lo agradecerán tus clientes, sino tu mismo cuando tengas que actualizar tus productos en épocas de mucho consumo como las Navidades. 

Date a conocer 

Cuando ya tengas tu tienda creada necesitarás darte a conocer, puedes utilizar la publicidad tradicional y tirar de flyers y folletos, esto puede serte útil si ya tienes una tienda física. Sin embargo, si partes de cero y tu única tienda es la virtual, la opción más lógica y ventajosa será publicitarte a través de los medios sociales

Ya has hecho un esfuerzo por conocer a tu público, de manera que sabrás en las redes en que se mueve, qué le gusta y cómo llegar a él. Crea perfiles en las principales redes sociales, genera movimiento y tráfico hacia tu tienda con promociones, campañas, concursos y cualquier tipo de iniciativa con el objetivo de fomentar primero que te conozcan, después las ventas. 

Según lo que estés vendiendo te será más o menos fácil, pero deberás intentar fomentar las visitas a base de cupones o de ofertas de temporada, premia a tu público y a tus clientes.

Cuida a tu público 

Las redes sociales se han convertido en la nueva vía de contacto directo entre las empresas y sus clientes, los teléfonos de atención al cliente siguen funcionando, pero cada vez es más frecuente acudir a Facebook o Twitter para tratar de solventar los problemas que nos surgen de manera inmediata, sin esperas ni gastos de llamadas a números 900. 

Vale, es cierto que estamos hablando del pequeño comercio, pero deberás tener pensadas cuestiones como los datos que solicitarás en los formularios de contacto, pide solo lo realmente necesario para que no se convierta en un formulario interminable y que el cliente acabe por renunciar a la compra; informa bien y de manera clara acerca de cuestiones como políticas de precios, gastos de envío, modos de pago…; márcate unos tiempos de respuesta, no dejes nunca a un cliente que te ha formulado una consulta esperando más de lo necesario o se volverá en tu contra. Que el mundo online no frene la característica y exquisita atención al público de la que puede hacer gala el pequeño comercio

No dejes de innovar

Los principios son complicados, tendrás que trabajar mucho y dedicarle tantas horas como tenga el día a tu tienda online porque, aunque el comercio electrónico te permite reducir y eliminar muchos pasos y ahorrar en cuestiones como personal de la tienda física, tus clientes van a realizar pedidos y consultas a cualquier hora, tendrás que actualizar tus productos con frecuencia y tendrás que estar siempre pendiente. 

Una vez más vuelve la mirada hacia tus competidores y copia lo que ellos estén haciendo. Sé siempre fiel a ti mismo, pero no dejes de desarrollar iniciativas nuevas que mantengan vivo a tu público y atentos a tus clientes. Benefíciate de las grandes fechas del consumo para aumentar tus ventas, crea tus propias promociones, concursos y, sobre todo, diviértete con lo que haces. 

¿Ha llegado el momento de dar el salto al mundo virtual y crear tu tienda de comercio electrónico? Llámanos.