¿Por qué ha cambiado Google su imagen?

El cambio en la imagen de Google responde a un interés por adaptarse a los nuevos tiempos. Podríamos pensar que es algo simple, que mantienen los colores y la palabra entera sigue formando parte de su logo. Pero lo que quizás a simple vista no se vea es que el rediseño de su logo da paso a líneas más gruesas y redondeadas, apostando por la simplicidad y un toque casi infantil y eliminando las serifas

Además, la versión compacta de este logo, que tradicionalmente había sido la g en minúscula en color azul, ha pasado a combinar los cuatro colores de la marca en una g mayúscula

Y la pregunta es necesaria, ¿por qué han decidido cambiar?

Google surgió pensado para el navegador de Internet, ahora las cosas han cambiado por lo que este cambio, según la propia compañía ha explicado, responde a un interés por facilitar su uso en entornos interconectados y desde múltiples dispositivos.  

Mantienen los colores

Pese al cambio, la compañía ha mantenido los colores que le han acompañado desde los inicios. En ocasiones romper con todo es revolucionario y contribuye a dar un nuevo aire a las marcas que optan por este camino, aunque no ha sido el caso. Google sigue confiando en la viveza de los colores primarios para garantizar esa imagen infantil de la que hablábamos líneas más arriba. 

El logo reducido

La versión compacta de Google había sido hasta ahora una g en minúscula y azul, diseño que ha dado paso a una letra mayúscula que combina los colores primarios del logo expandido. Un cambio, ahora sí, más significativo que puede estar motivado por la necesidad de diferenciar y de dar un mayor protagonismo a la marca Google después de que esta se haya englobado recientemente dentro de la firma Alphabet.

Adiós a las serifas

Este ha sido, sin duda, el cambio más significativo, aunque muy ínfimo e irreconocible a simple vista. Las serifas son esos pequeños detalles al final de cada letra y que al desaparecer, han dejado un logo mucho más redondeado y compacto. La desaparición de las serifas responde a una cuestión práctica más que otra cosa y es que resultaba difícil escalar y leer la grafía con serifa en tamaños pequeños, lo que se había convertido ya en un problema dado el cada vez mayor uso que hacemos de los smartphones, además de consumir mayor ancho de banda. 

En definitiva, el cambio de Google responde, insistimos, a un intento por adaptarse a los nuevos tiempos en los que los dispositivos móviles han cobrado un protagonismo irrefutable en nuestra vida diaria. 

Y tú, ¿has pensado ya qué puedes hacer para adaptarte a los nuevos tiempos¡Contáctanos!