Tu web también vuelve al cole

Llega septiembre y como cada año comenzamos la lista de buenos propósitos para nosotros mismos, pero también para nuestros negocios. Comenzamos a darle vueltas a nuevas técnicas y métodos para conseguir incrementar nuestros beneficios con respecto al ejercicio anterior. Las vacaciones han dado para mucho, hemos hablado con gente interesante (o no), hemos leído y hemos tenido tiempo para navegar y, sobre todo, para darle vueltas al coco sobre las cosas que nos han funcionado y las que no durante el año. 

Algo que ya ha dejado de ser futuro para pasar a formar parte de nuestro presente es Internet, el marketing digital y las redes sociales. Huir de ello no es solo una contradicción en los tiempos que corren sino un tremendo error por parte de pymes y microempresas. Estas últimas, según un estudio reciente, son conscientes de la importancia de las redes sociales y tienen presencia en ellas, pero no de manera estratégica, es decir que no plantean actuaciones a seguir ni miden resultados. Y, como consecuencia, se desprende que no son conscientes de las enormes posibilidades que las redes sociales, en este caso, tienen para sus negocios. 

Para empezar, hay que partir de la existencia de una buena página web. Puede parecer una tontería, pero seguir los criterios de usabilidad a la hora de la creación web no es tan simple como parece ni, por lo que se ve, está al alcance de cualquiera. 

Criterios de usabilidad en el diseño web

Dominio propio

El dominio es lo que aparece en la barra superior, es el nombre con el que está registrada tu web y, créenos, las aplicaciones de diseño web que existen en Internet y ofrecen diseño web no garantizan un dominio propio. Como consecuencia de ello tu negocio pierde personalidad y profesionalidad, se deshumaniza y perjudica la fiabilidad de tu empresa. 

Reducir el tiempo de carga

A todos nos ha pasado que entramos en una web y tarda en cargarse o nos ofrece una portada con un vídeo en formato Flash que no se ve… todas estas florituras retrasan la carga de la página y provocan abandonos prematuros y, por consiguiente, una mala experiencia del usuario. 

Estructura de la página 

Cuando leemos un libro lo hacemos por capítulos, un menú en un restaurante ofrece sus productos por categorías, las señales de tráfico tienen un jerarquía… estamos acostumbrados a seguir cierto orden a la hora de hacer las cosas, lo mismo ocurre en una página web. Para garantizar una buena experiencia al usuario, debemos establecer un orden, jerarquizar los contenidos y diferenciar cada sección o pestaña con su contenido específico

Optimización

Para optimizar no sólo hay que irse a Google y elegir las palabras clave o poner en negrita las que queremos destacar frente a las demás, para optimizar es preciso usar enlaces cortos y personalizados con la información concreta que se ofrezca en cada uno de ellos o diseño correcto según los navegadores. 

Accesibilidad 

Es decir, permitir el acceso al mayor número de usuarios posibles. Esto es desde dispositivos de mesa, portátiles, móviles o tabletas. Recuerda que desde el pasado abril Google penaliza a las páginas que no sean resposive y que, por tanto, no favorezcan un correcto acceso a las webs desde todos los dispositivos móviles (puedes leer más aquí). 

Si tu página web no está preparada para el nuevo curso, no cumple con alguno de estos requisitos o crees que ha llegado el momento de saltar al vacío y crear por fin esa web a la que tanto tiempo llevas dándole vueltas, contáctanos, ponte en nuestras manos y abre tus ojos a una nueva forma de hacer negocio. La del presente, no la del futuro.