La Web 2.0. Guía para principiantes

Nosotros, como todo hijo de vecino, también nos equivocamos y, como somos gente muy maja, también lo reconocemos.

Desde que nos pusimos a trabajar en esto del marketing online hemos estado hablando de cómo las empresas deben hacer para llegar a sus clientes a través de las redes sociales, cómo atraerles, cómo darles lo que necesitan y cómo fidelizarlos, sin darnos apenas cuenta de que nosotros mismos no estábamos cumpliendo esos requisitos.

A nuestro favor he de decir –sin que sirva para levantar ampollas ni susceptibilidades, que nos conocemos- que nunca pensamos que nuestros clientes estuviesen tan verdes en esto del marketing online y las redes sociales. Aunque visto así, si no fuera algo novedoso, nuestro trabajo aquí tampoco estaría justificado.

En cualquier caso, y como queremos predicar con el ejemplo, vamos a lanzar una serie de post que sirvan como guía de uso de las principales redes sociales, para que nuestros clientes puedan -por fin- saber de qué les hablamos cuando hacemos referencia a según qué términos o les pedimos según qué cosas para completar o actualizar sus páginas en las redes sociales propuestas para trabajar.

Diferencias en la Web 2.0

Las redes sociales son el medio en el que se hace uso de la tecnología y la filosofía 2.0. Es decir, si para la Web 1.0 el usuario solo tenía acceso a la información sin posibilidad de participación, en su evolución 2.0, el usuario no solo tiene la oportunidad de participar e incluso crear contenido.

Al igual que la web ha evolucionado de 1.0 a 2.0, los medios también han ido evolucionando con el paso del tiempo: foros, wikis, blogs y redes sociales, en los que los usuarios comparten información que, a su vez, las empresas recogen y estudian para saber qué busca el usuario y cómo dárselo.

Foros

Fueron las primeras redes sociales, páginas en las que los usuarios compartían opiniones, valoraban productos y servicios y generaban debates en torno a cualquier tema. Las empresas pueden participar en estos foros –directa o indirectamente, es decir, presentándose a sí misma como la empresa o pagando a alguien que vierta opiniones positivas sobre ellos-.

Uno de los foros más conocidos en la actualidad es el de Tripadvisor, un foro de viajes para debatir acerca de viajes, destinos, hoteles… con otros viajeros. La plataforma es ofrecida por la misma página web de la compañía, un comparador de viajes, “la mayor web de viajes del mundo” según su descripción en su página de Facebook.

Wikis

Los foros dieron paso al surgimiento de las wikis (en hawaiano significa ‘rápido’), páginas webs que permiten que sus contenidos sean editados por múltiples usuarios. El usuario ya no sólo valora o comparte su opinión, ahora es creador de información. El wiki más conocido es la famosa Wikipedia.

Los wiki suelen incluir un historial de cambios y son muy prácticos para fomentar el trabajo en equipo, con la ventaja de poder crear una nueva página sin tener que preocuparse por el diseño y, aunque se corre el riesgo de faltar a la verdad o incluir informaciones incompletas, eso forma parte de la magia y así lo saben las empresas que hacen uso de las wikis: ellas pueden incluir información sobre sí mismas, aunque siempre puede haber un cliente descontento dispuesto a añadir detalles nuevos, ciertos o no.

Blogs

Un paso más para que usuarios anónimos pudiesen crear información es el desarrollo de los blogs o bitácoras. Técnicamente existen plataformas que permiten al usuario olvidarse de la parte técnica y el diseño para centrarse en la escritura. El contenido puede ser tan variado como su autor quiera y se puede acompañar de imágenes, vídeos o cualquier otro contenido subido a Internet.

Las empresas han sabido también sacar partido al uso de blog, sobre todo aquellas que han dejado de mirarse el ombligo y han sabido aportar información de calidad a sus lectores, con la consiguiente fidelización del mismo. Os dejo el ejemplo de Gallina Blanca.

Redes Sociales

La web 2.0 comenzó con la posibilidad de compartir opiniones entre los usuarios de Internet, dio paso a la posibilidad de crear contenidos a pequeña escala y pasó a permitir crear información sobre cualquier tema. Y, por fin, surgieron las redes sociales tal y como las conocemos en la actualidad, el culmen de la filosofía 2.0, una combinación de todos los anteriores: opinar, compartir y crear información en una misma plataforma.

Dentro de las redes sociales hay muchas y cada una está pensada para ser utilizada de una manera determinada, aunque esto no quiere decir que no se pueda innovar en los usos, pero estaremos de acuerdo en que Instagram es una red social para publicar fotografía, Twitter es una red social de microblogging y LinkedIn es una red profesional.

Espero haber aclarado algunas dudas, aunque teniendo presente la pregunta de un cliente “¿cuál es la diferencia entre un blog y Facebook?”, ya mismo me pongo a trabajar en la segunda parte de estas guías básicas para principiantes.