Las ventajas del e-commerce

Cada vez somos menos los que nos planteamos acudir a una agencia para gestionar nuestros viajes o los que esperamos a que en la tienda reciban más existencias del producto que nos interesa. Directamente acudimos a Internet y gestionamos nosotros mismos los pedidos, a nuestro gusto, cuándo y cómo queremos. 

Esta flexibilidad es precisamente una de las principales ventajas del e-commerce, pero no la única. 

Ventajas para las empresas: 

  • Nuevos clientes. 
    • Al tener presencia online tenemos acceso a personas que, de otra manera, nunca antes habrían entrado por la puerta de nuestra tienda.  Además, Internet no tiene fronteras, con lo que nos olvidamos de las barreras geográficas y nos permitimos alcanzar a un público mayor. 
  • No hay horarios. 
    • Esta opción permite estar abiertos las 24 horas del día, los 365 días, facilitando así las compras a aquellos clientes que por su horario u otras condiciones no pueden llevar a cabo sus compras en el horario comercial habitual. 
  • Inversión rentable
    • Desarrollar una plataforma de e-commerce es una inversión económica y muy rentable, además permite automatizar todo el proceso de compra, con lo que nos ahorramos personal 
  • Mayor información
    • Un proceso de compra a través de Internet permite ofrecer al cliente mucha más información y más detallada acerca del producto, mejorándose la experiencia del consumidor y garantizando mayor calidad de servicio. Lo que, a su vez, repercute en la fidelización de los clientes. 

Ventajas para los clientes: 

  • Comodidad
    • En mi casa, por ejemplo, somos 4 chicas y un chico, ¿sabéis a nombre de quién llegan los catálogos de H&M? A nombre del chico. Ir de compras no gusta por igual a todos, pero todos necesitamos vestirnos. 
  • Acceso a la información
    • Que el proceso de compra se lleva a cabo en Internet permite incluir mucha información acerca del producto a la que, de otra manera, el vendedor podría no tener acceso. Mejora la experiencia del usuario y fideliza al cliente. 
  • Acelera el proceso de compra
    • Este punto está directamente relacionado con la comodidad. Salir de casa, aparcar el coche, elegir lo que estamos buscando, esperar la cola para pagar… las plataformas de e-commerce facilitan y reducen los pasos a dar para finalizar una compra y el cliente lo agradece. 
  • Precio
    • Las ventas por Internet ofrecen generalmente precios más competitivos que en los establecimientos físicos, siendo esta una de las principales ventajas que buscan los clientes.