¿Debe mi empresa estar en las RRSS?

Si la sociedad actual ha cambiado, ¿lo lógico es pensar que la manera de acceder a ella también debe ser diferente? Solo hay que darse una vuelta y fijarse un poco para ver los cambios: ya nadie consulta el teletexto para ver las últimas noticias, abrimos Twitter; pocas personas quedan con sus amigos después de un viaje para enseñar sus fotos, las suben al instante a Instagram y sus vídeos a YouTube; si alguien necesita viajar con urgencia de una ciudad a otra ya no compra un billete de autobús, pregunta en Facebook si alguien tiene pensado viajar… si los usuarios pasamos cada vez más tiempo consultando y relacionándonos a través de nuestros dispositivos móviles, es lógico que las empresas se adapten y se dirijan a sus clientes a través de estos dispositivos.

Pero la pregunta continúa en el aire, ¿debe mi empresa estar en las redes sociales?

Lo lógico es pensar que una empresa debe estar donde estén sus clientes y, para ello, lo primero que debemos hacer es saber dónde están nuestros clientes o posibles clientes, en qué ambientes se mueven, qué les gusta y cuáles son sus hábitos de consumo. Para ello resulta siempre muy atractivo estudiar a la competencia.

Por otro lado, los estudios revelan que la mayoría de los usuarios que siguen a marcas y empresa en las redes sociales lo hacen por las ofertas y promociones, pero también participan, interacciones y se informan. Es una manera de fidelizar a los clientes, quienes se sienten importantes y queridos por una empresa que les premia con descuentos y otras promociones. Pero, también, es la forma que tenemos de convertir a esos usuarios en prosumers o voceros de nuestra empresa y sus beneficios.

El uso de las redes sociales, además, contribuye a la mejora del posicionamiento web. Los continuos cambios en los algoritmos de Google hacen que cada vez sea más complicado saber qué requisitos se deben cumplir para ser importante en Internet, pero una cosa sí está clara: si somos creadores de contenido, si los usuarios permanecen tiempo en nuestra web, nuestro blog, redes sociales, si interactúan y comparten contenido, Google considera que nuestro trabajo, y por tanto nuestra web, es susceptible de ser posicionado entre los primeros puestos de búsqueda. Además, este no es el único posicionamiento que conseguiremos, las redes sociales, además, contribuirán a posicionar nuestra marca en la mente del consumidor.

Por último, el coste. Frente a los altísimos presupuestos que manejan las grandes empresas, utilizando los medios tradicionales y pudiendo asumir los costes que estos suponen, las redes sociales son el medio ideal para que las pymes puedan crear campañas dirigidas a un volumen importante de público a un coste muy económico y, lo que es mejor, con unos beneficios muy altos en relación al anterior.

En definitiva, difundir tu marca, llegar a un mayor número de posibles clientes y posicionarte está a un solo clic y es más fácil de lo que pudiera parecer. Estar en las redes sociales no debería ser una cuestión a plantear en la actualidad, sino una realidad.