Fraudes a evitar en tu ecommerce

Cuando creas un negocio no solo debes tener en cuenta los aspectos legales que afectan al entramado offline, sino también aquellos que pueden surgir de la vía digital. No solo la legislación vigente contempla aspectos a tener en cuenta a la hora de sacar adelante tu tienda online, sino las propias plataformas imponen sus normas y criterios a la hora de desarrollar un negocio digital. 

Si preguntas a la gente uno de los principales inconvenientes que tiene el comercio online es la seguridad. Se habla mucho y, como siempre, lo malo es lo que más retumba y perdura en la memoria colectiva que, además, también contribuye a acrecentar las consecuencias negativas de estafas, robos o actuaciones fraudulentas a través de las ventas online

Cuando hablamos de fraudes a evitar no solo nos referimos a aquellos en los que los dueños de la tienda online pueda caer, sino aquellos en los que puedan verse inmersos sin haberlo planeado y que, por regla general, acaban afectando a los compradores, con el consiguiente desgaste para el vendedor y que, necesariamente, conllevará la pérdida de clientes y la adquisición de mala fama

El pago con tarjeta robada 

En la actualidad es muy fácil hacerse con datos de tarjetas robadas, ya que para comprar ni siquiera necesitamos tener la tarjeta física, nos vale con el número, conocer la fecha de caducidad, el famoso CVV y el pin. Para el dueño de la tarjeta ya es frustrante, pero para el ecommerce supone un problema añadido. Sospecha de compras de productos que nadie quiere o de varios intentos, de compras en grandes cantidades o de alguien que haya hecho varios intentos dejando finalmente la cesta vacía. 

Venta al por mayor

Suele ser el paso siguiente si el pago con la tarjeta robada ha funcionado. Entonces el comprador te contactará para hacer una compra mayor y que podrías reconocer porque se van a tratar de los productos más caros de la tienda. En este caso estás vendido porque el banco no te avisará hasta 30 días después de haberse realizado la compra. 

Envíos urgentes

Suele ocurrir con tiendas más pequeñas en las que es fácil contactar vía email con el vendedor. El cliente solicita un envío urgente con la excusa de algún cumpleaños o celebración similar y el ecommerce, no puede negarse a satisfacerlo, recibe un justificante de pago por transferencia que acaba siendo falso.  

La triangulación

Se trata de un método meticuloso y estudiado que afecta a cliente y vendedor. Un cliente hace una compra en una tienda perfectamente operativa, pero ilegal, no es la tienda real; a su vez esta tienda hace el pedido a la tienda real y lo paga con una tarjeta robada, aunque usando los datos y el nombre el comprador inicial; finalmente el comprador no obtiene su compra y el vendedor hace el cobro con una tarjeta robada, siendo el defraudador el único beneficiado de la compra. 

Friendly fraud

Aunque de amistoso no tenga ni un pelo, se produce cuando el comprador hace su pedido y lo paga de la forma correcta, una vez recibe el pedido realiza una reclamación al banco o a PayPal, que le devuelven su dinero. El ecommerce se queda sin el producto, que sí envió, y sin dinero. 

Así que ya sabes, tanto si vendes como si compras, debes andarte con mil ojos porque estas son las técnicas que conocemos, pero como era de esperar, los estafadores están en continua renovación.