¿Qué pasa con WhatsApp?

La semana pasada la red se ponía patas arriba con la noticia de que WhatsApp pasaría a ser una aplicación gratuita de por vida. Para el presidente de la compañía, la medida de cobrar por el uso de al app se ha revelado inútil. “Durante años le hemos pedido a la gente que pague por usar WhatsApp después de su primer año. A medida que hemos crecido, encontramos que este método no ha funcionado bien. Muchos usuarios de WhatsApp no tienen tarjetas de crédito o débito y se preocupan de poder perder acceso a sus familias y amigos tras el primer año”. 

Esta medida supone el adiós a los 89 céntimos anuales que había que pagar para poder continuar usando la app después del primer año de suscripción. 

Pero la cosa no quedó ahí porque, poco después de haberse difundido este anuncio, algunos usuarios comenzaron a recibir mensajes contradictorios en los que se comunicaba la fecha de caducidad del servicio. Aunque esto quedó en una simple anécdota. Poco tardó WhatsApp en solucionar el error, confirmándose definitivamente que el servicio de mensajería pasaría a ser gratuito de por vida. 

Financiación fantasma

Desde que Facebook adquiriese la compañía en 2014, se sabe que las pérdidas han sido cuantiosas. De hecho, lo recaudado por las descargas no consiguió recaudar ni 16 millones de euros, lo que se traduce en que apenas un 3% de las descargas terminaron en pago por el uso de la aplicación. 

Sabiendo esto resulta aún más intrigante conocer cómo pretenden mantenerse a flote, mucho más conociendo que se niegan a abrir las puertas a la publicidad

Compartirán los datos con Facebook

Quizás la respuesta a este supuesto problema de financiación está en la información que conocimos hace un par de días: WhatsApp compartirá los datos de sus usuarios con Facebook

La noticia, que ha sido fruto de la casualidad ya que, al parecer, no entraba en los planes de la compañía informar de ello a los usuarios, hace cuestionarse muchas cosas acerca de lo mucho o poco que habrán hecho a espaldas de los usuarios hasta la fecha.

Cuando Facebook adquirió la compañía de mensajería el pasado 2014, el mensaje fue claro: funcionarían de manera independiente. Motivo por lo que la novedad sorprende aún más. 

Cómo funciona en la versión beta

Según el joven desarrollador que ha descubierto el entramado, al actualizar WhatsApp habrá un sí predefinido en el menú y que se utiliza como autorización para “mejorar la experiencia del usuario en Facebook”. Es decir, este sí autorizará a Facebook a leer las conversaciones y mostrar así publicidad relevante en la red social

Es cierto que esta opción vendrá marcada por defecto, por lo que solo deberemos ser algo más cuidadosos y leer los términos para desmarcar ese sí

En cualquier caso, aún tendremos que esperar para conocer más al respecto, ya que ni Facebook ni WhatsApp se han manifestado acerca de las últimas revelaciones. No sería la primera vez que la presión social llevase a una red social a dar marcha atrás.